Que hacer en caso de espasmos musculares

La gran mayoría de las personas hemos sufrido de un involuntario e incontrolado dolor muscular conocido con el nombre de calambres o espasmos. Los calambres pueden afectar cualquier músculo del cuerpo, pero son más comunes en las pantorrillas, muslos, pies y manos. Estos pueden surgir por la realización de algún movimiento poco usual o excesivo de los músculos, la exposición al frío o a situaciones estresantes.

En la mayoría de los casos acudimos a remedios caseros como herramienta para calmar estas situaciones y entre estas fórmulas las que más reconocemos por su efectividad son:

1         Aplicar un masaje con un ungüento caliente en dirección contraria al curso del dolor, lo cual estirará gradualmente el músculo y  logra relajarlo.

2         Colocar en la zona de dolor compresas frías y calientes por intervalos de 2 a 5 minutos cada uno para di tensionar el musculo.

3         Aplicar, en el área con calambres, paños empapados de infusión de árnica o vinagre de manzana por 5 minutos.  Retirar y volver aplicar si persiste la molestia.  El árnica alivia el dolor y activa la circulación.

4         Aplicar, varias veces al día, aceites esenciales como el de eucalipto, pino, romero o tomillo en el área afectada ya que dan una sensación de calor que ayuda a relajarse.

Entre las recomendaciones médicas que se han generado para aquellas personas que comúnmente sufren de este tipo de calambres musculares se encuentran:

–          Procurar una dieta saludable con alimentos que contengan vitamina B12, ácido fólico, vitamina E, niacina, calcio, magnesio y potasio.

–          Beber abundante cantidades de líquido

–          No usar ropa ajustada

–          Hacer ejercicio adecuadamente y tener un buen estiramiento de los músculos.

–          Tomar un baño con agua tibia antes de la hora de dormir puede aumentar la circulación a las piernas y reducir la incidencia de calambres nocturnos.

–          Practicar técnicas de relajación y de meditación lo cual ayuda a reducir el dolor asociado con calambres musculares y también puede disipar los espasmos.

Si el dolor muscular persiste por más de tres días, se vuelve intenso e inexplicable o presenta cualquier signo de infección, como hinchazón o enrojecimiento, alrededor del músculo sensible, Se presenta circulación deficiente en el área donde están los dolores musculares (por ejemplo, en las piernas);  se debe realizar una visita urgente al especialista, ya que podría tratarse de otro tipo de dificultades, además de sentirse seguro con el diagnostico.