Vendiendo tus acciones: ¿Es el momento correcto?

Vender tus acciones es la parte más importante de todo el proceso de inversión porque esto determinará tu ganancia o pérdida. Si planificas tu estrategia antes de invertir puedes minimizar tu pérdida y maximizar tus ganancias. Algunos inversores desean asegurar el máximo de ganancia y aferrarse a sus acciones, temen que si venden prematuramente sus acciones podrían llegar a perder. De lo que ellos no se dan cuenta es que el mercado de valores nunca es estable y si éste colapsa ellos pueden sufrir una gran pérdida. No existe ninguna estrategia infalible para prevenir pérdidas pero lo siguiente ayudará a decidir cuándo vender tus acciones.

Pregúntate:
¿Necesito efectivo?
Si te encuentras en una situación en que necesitas efectivo y el mercado está de tu lado, puedes vender. Pero después de vender, el precio de la acción podría seguir aumentando, es entonces cuando te arrepientes de tu decisión. La única precaución posible es no invertir dinero que podría necesitarse en un futuro cercano.

¿Está el rendimiento de la compañía bajo cuestionamiento?
Como inversor cuando inviertes buscas estabilidad, una excelente administración y la reputación de una compañía. Las estrategias de la compañía podrían ser revisadas o la administración reacondicionada, entonces podrías reexaminar tus inversiones y decidir vender tus acciones si no tienes más confianza en la compañía.

¿Están las acciones siendo sobre valoradas?
Las acciones podrían ser sobre valoradas en algunos momentos. Los precios ascienden a más allá de su valor original y caen de repente, la intención es re comprar las acciones cuando el mercado cae. Si deseas vender un acción sobre valorada, esto es más atractivo que adquirir una sobre valorada. Los precios podrían seguir subiendo después de vender pero a pesar de todo podrías haber incurrido en una pérdida si te hubieras aferrado a tu acción.

¿ Se ha duplicado el dinero?
La regla general en el mercado es que debes vender la mitad de tus acciones una vez que éstas se han duplicado. Muchos inversores siguen este enfoque. Te brinda un sentido de comodidad de que has recuperado el dinero que has invertido. Juegas limpio y al mismo tiempo tienes fondos en el mercado con los cuales correr riesgos.

¿Aumentará el precio de las acciones en algún momento en el futuro?
Los precios de acciones que caen en picada pueden ser otra razón para vender. Existen valores que sufren mucha fluctuación, los precios alcanzan subidas altas o bajas en lugar de subidas continuas. Si no estás seguro del futuro de los valores y tienes una duda molesta acerca de si el precio de la acción subirá o no, podrías considerar vender. Una decisión inteligente sería no tener participaciones altamente impredecibles.

¿Tengo otra oportunidad de inversión mejor?
En lo que respecta a las ganancias del mercado, si percibes una oportunidad mejor vende tus participaciones actuales para invertir en una compañía nueva. Necesitas estar bien informado acerca de la compañía y comparar tus participaciones actuales, analizar ganacias futuras y luego vender.

¿He alcanzado mi objetivo?
Cuando inviertes tienes un cierto objetivo en mente. Una vez que ese objetivo financiero es logrado puedes comenzar a vender tus participaciones. Si tus planes de inversión han sido exitosos es hora de disfrutar tus ganancias.

Las estrategias mencionadas anteriormente no son infalibles, pero la regla cardinal es medir todas las consecuencias antes de vender tus acciones. Debes decidir luego de examinar todas las otras alternativas y no dudar en vender si ellas ya no guardan esperanzas.